PASTORAL DE LA SALUD

Hospital Especializado San Juan de Dios

Pastoral de la salud

¿Qué es?

La Pastoral de la Salud es la pastoral que ha de atender y cuidar la dimensión espiritual y religiosa de la persona (asistidos, familiares, colaboradores, voluntarios, feligreses), evangelizando con la hospitalidad de manera integral al velar por la dimensión espiritual y de manera social al orientar nuestro trabajo a la persona excluida. 

Misión

Somos un equipo de colaboradores formados y comprometidos para atender las necesidades espirituales de los asistidos y necesitados, sus familias y los colaboradores. 

Visión

La Pastoral de la Salud y Social es un modelo de gestión y formación, que contribuye a humanizar el trabajo y los servicios de nuestra Provincia. 

Desafío

Promover una Cultura Pastoral y Humanización en los Equipos Interdisciplinarios de las Instituciones promovidas por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. 

DIMENSIÓN PROFÉTICA

En la actualidad quienes formamos la familia de San Juan de Dios somos llamados a vivir y practicar la dimensión profética, mediante el testimonio de nuestra propia vida, desde la opción preferencial por los pobres tomando como propia la tarea de despertar las conciencias frente a la miseria y el sufrimiento de las personas llegando a ser la voz de los sin voz; poniendo a nuestro mundo la alternativa de la cultura de la hospitalidad frente a la cultura de la hostilidad y apostando por una hospitalidad que promociona la salud, la dignidad y los derechos de las personas.  

La pastoral está caracterizada por la denuncia valiente, por una acción práctica, coherente y por el compromiso activo en aras de la justicia, siguiendo el ejemplo de Jesús, por lo tanto, levantará su voz cuando este en peligro la dignidad humana, se comprometerá por la justicia social y acogerá el desafío de su renovación constante para responder a las exigencias siempre distintas de las situaciones y de los tiempos.  

DIMENSIÓN LITÚRGICA

Consiste en la capacidad de adaptar el mensaje evangélico a través de formas comunicacionales como la oración y la liturgia mantenido siempre la dignidad de los momentos y las celebraciones, promoviendo la igualdad, la inclusión, las acciones prácticas de manera que la contribución y participación de cada persona sea respetada y fomentada.  

La celebración litúrgica es una fuente significativa de hospitalidad, es el motor de la vida del hospital, centro o servicio. Es la celebración de la vida que se cuida, se cura, se palia y se acompaña hasta dar el gran paso por la muerte a la vida. Recibiendo fuerza, fe y alimento para seguir siendo trasmisores del amor liberador de Jesucristo.  

DIMENSIÓN CARITATIVA

Juan de Dios realiza su vocación con fe, esperanza y caridad, por lo tanto, la misión de la Orden ha seguido desarrollándose según esta línea a lo largo del tiempo. “En virtud de estos dones, somos consagrados por la acción del Espíritu Santo, que nos hace partícipes, en forma singular, del amor misericordioso del Padre. Esta experiencia nos comunica actitudes de benevolencia y entrega, y nos hace capaces de cumplir la misión de anunciar y hacer presente el reino entre los pobre y enfermos; ella transforma nuestra existencia y hace que en nuestra vida se manifieste el amor especial del Padre”.  

Su compromiso espontaneo, energético e incondicionado por los más pobres y necesitados, sin demoras y consideraciones dudosas, representa una ayuda concreta y atrae la atención. Con sus gestos de hospitalidad se transforma en conciencia crítica de la sociedad, creando nuevos caminos de apoyo que responden a las necesidades actuales a beneficio de los enfermos y marginados.  

DIMENSIÓN HOSPITALARIA

La forma de evangelizar de la Orden de San Juan de Dios, es a través de la hospitalidad, es decir, del proyecto evangélico que se realiza y concreta en cada una de sus obras apostólicas donde todos son protagonistas y miembros activos de la misión, cada uno desde su responsabilidad. Los directivos, hermanos y colaboradores, en cuanto máximos responsables, han de velar por que la misión de la institución se realice a través de una gestión y organización coherente con el estilo de la Orden.  

La hospitalidad según el estilo de San Juan de Dios trasciende el ámbito de los hermanos que han profesado en la Orden. Promovemos la visión de la Orden como familia hospitalaria de San Juan de Dios y acogemos como don del Espíritu en nuestros tiempos la posibilidad de compartir nuestro carisma, espiritualidad y misión con los colaboradores y pacientes tomando como guía los cuatro valores: calidad, respeto, responsabilidad y espiritualidad.